Reloj café Asus usado por un hombre

Asus prepara su propio reloj inteligente

Sigue la pelea por ver quién tiene el mejor reloj inteligente y Asus ya prepara el suyo.
Aunque hasta hace algunos años esta marca era desconocida ahora parece haber subido al tren más grande de la tecnología.
Para el 2019 se espera que lance su primer reloj inteligente, el cual competirá con el de Android y por supuesto con el Apple Watch.

Asus calienta el ring y se burla de la competencia

Asus, siempre con un gusto por lo teatral, acaba de lanzar un teaser espectacular para su reloj inteligente con destino a la IFA 2019.

La imagen muestra la silueta de un reloj de cara cuadrada con las palabras “El tiempo se ha transformado y nosotros hemos cambiado”.

Este texto fue escrito por Khalil Gibran, un poeta libanés-estadounidense.

Las ventajas de este nuevo reloj conforme a la competencia

La guerra está dada por la compañía y busca hacerse de un lugar dentro del mercado.

Por ello, estas podrían ser sus principales ventajas.

  • Tecnología de punta
  • Precio bajo
  • Mayor rendimiento de batería
  • Sistema operativo compatible con todos los sistemas operativos
  • Eficiencia en la interfaz
  • Estética superior e innovadora

¿Por qué estamos tan interesados ​​en la oferta portátil? Porque se sabe que este será un dispositivo Android Wear económico.

Esto significa que posiblemente sea el más barato hasta ahora si le creemos al CEO de la empresa, Jerry Shen, quien prometió un “precio relativamente bajo”.

Asus fue anunciado como uno de los socios para el sistema operativo portátil de Google.

Es así como concluimos que hemos estado esperando un reloj inteligente superior con sabor a la empresa norteamericana desde hace algún tiempo.

Este nuevo teaser confirma que solo faltan dos semanas para la conferencia de prensa de la compañía.

De esta manera podemos ver que la guerra por los relojes inteligentes sigue en aumento.

Solo queda ver si pueden superar a una competencia que ya les lleva ventaja.


Sigue leyendo:El lanzamiento del iPhone XS rompe esquemas